Wrong Side of Memphis

Cuatro llaves, y la puerta sin abrir

Ayer por la mañana a primera hora tuve que hacer una gestión. Debido a mi trabajo, fui a primerísima hora (llegué antes de las 8 de la mañana, que era la hora a a que abrían), a la típica oficina en Madrid, de las que se encuentran en un edificio antiguo, y esperé a que abriesen. El caso es que, conforme se acercaba la hora, empezaron a venir trabajadores, pero no tenía ninguno la llave, se la habían olvidado. Creo que había unas 4 personas con llave, pero que justo ese día, se les había olvidado. El caso es que fue bastante complicado encontrar una llave para abrir, y abrieron con 20 minutos de retraso, y, según mi impresión, estuvieron a punto de tener un problema serio (volver a casa a por la llave, llamar para pedir que a alguien que llegaba en unas dos horas intentase llegar antes, etc).

Parece algo contradictorio, porque cuanta más gente tiene la llave debería de ser más fácil abrir la puerta, pero en este caso, cada uno se apoya en que es fácil que sea otro el que traiga la llave. ¿Resultado? Nadie tiene la presión de llevarla, y no es difícil que, al final, nadie la tenga y no se pueda abrir la puerta.

Una de las cosas que he aprendido de mi tiempo como consultor fue el hecho de tener que asignar las tareas con un responsable claro. Cuanto más claro esté desde el principio quien hace qué (y cuando debe estar terminado), todo funciona mucho mejor.

En las reuniones, es fácil caer en la tendencia de pedir “al equipo” lo que hay que hacer, o decir que “hay que hacer esto o lo otro”, o incluso, “esto tiene que estar listo para el X sin falta”, sin asignar responsables claros y directos y, a mi modo de ver, es un error. .

  • Las tareas que no recaen en “nadie” se olvidan fácilmente. Suficiente trabajo tenemos habitualmente asignado directamente como para preocuparnos del que no está asignado directamente.
  • Si la tarea no está realizada, ¿sobre quien recae la responsabilidad? El saber que el marrón te lo van a colgar hace tomarse las cosas en serio.

Además, es muy importante el que este responsable quede claro, para todo el mundo y especialmente para el interesado. Puede parecer de perogrullo, pero a veces estas cosas se dan “por supuesto”, y un problema de entendimiento (“pensé que la tarea A era más importante que la B”) puede dar lugar a un susto para todo el mundo.

¿Crisis a los 30?

Supongo que todo es debido a cómo se nos vende la vida desde la televisión, el cine, y todo eso tan etéreo y tan “bonito” que llamamos “la sociedad”. El caso es que, al menos personalmente, el haber entrado en la treintena lo sientes de manera algo especial…

Hasta hace muy poco, todo lo que tenías por delante era el futuro. Ibas cumpliendo etapas de manera más o menos sencilla, tal y como “se supone que debe ser”. Primero el instituto, luego la carrera, luego el trabajo, luego cambiar de trabajo buscando algo mejor… Está claro que, mientras que estás en todo esto, tienes cosas, frustraciones, proyectos inacabados o para los que no tienes tiempo, pero piensas que “ya habrá tiempo”. Básicamente, no te planteas si has hecho las cosas bien o mal, simplemente sigues adelante…

Sin embargo, tras un año y pico de haber entrado en la treintena, siento la necesidad de “mirar atrás”. Quizá sea porque los años redondos siempre traen consigo esa necesidad, o porque hay veces que no sabes si realmente has madurado, eres mejor que el que eras hace 10 años. Supongo que uno siempre lleva dentro a ese niño inseguro y vergonzoso que era de pequeño, previamente alimentado con todas las metidas de pata y fallos que uno ha tenido en la vida, dispuesto a salir en cuanto tenga la ocasión. Al menos en mi caso, reconozco que tengo que luchar muchos días con él. También hay veces que te preguntas que habrá pasado con la gente que conocías hace años, y que, por la razón que sea, dejaste de tener contacto.

Por otro lado, creo que siendo objetivo, creo que me encuentro mejor con 30 años que lo que estaba con 20. Realmente no echo de menos un solo minuto mi vida de estudiante. Creo que en mi vida profesional no puedo quejarme, aunque siempre a uno le gustaría llegar más lejos y a veces pienso si es verdaderamente realista pensar que podría estar más lejos. Al menos, mucho más lejos.

Puede ser también, que al final, uno siempre esté en crisis existencial, teniendo que balancear lo que es, lo que fue, y lo que quiere llegar a ser… Teniendo que luchar con sus miedos y sus deseos…

El fin de la cultura de masas

Hoy, en Las Penas del Agente Smith hacían un divertido experimento respecto a la famosa frase de Pio Barjo de que “el nacionalismo se cura viajando”. No estoy demasiado de acuerdo con ese planteamiento, creo que, además de viajar, hace falta un estado mental adecuado, pero obviamente ayuda 😉

Este viene a colación a un concepto que me gustría desarrollar en este blog, y es el tema de la “cultura personal” (a falta de un término mejor).

Hasta hace muy poco tiempo, el concepto de “cultura nacional” ha sido, en nuestro entorno al menos, la manera principal de entender el mundo y las relaciones con los demás. De hecho, es una visión del mundo que sigue plenamente vigente, y nos definimos por nuestras nacionalidades, español, francés, etc. Incluso tenemos ideas políticas en las que las nacionalidades son parte importante. Lo que subyace en esta forma de entender el mundo, que viene desde el siglo XIX, es la idea de una cultura nacional propia y distintiva. Cada cultura nacional tiene una serie de elementos propios que la diferencian, como es el caso (muy claro) de la lengua, pero también de fiestas propias, gastronomía, organizaciones territoriales, leyes históricas, etc, etc. Esta cultura, además, es relativamente estable y cambia lentamente.

Este sistema de entender el mundo, bueno, ha tenido su sentido histórico y ha sido (¡y sigue siendo!) muy importante, pero creo que, con la llegada de las nuevas tecnologías y el desarrollo del “mundo pequeño”, irá desapareciendo, o al menos, teniendo menor importancia a favor de una cultura completamente personal e individualizada.

Todas estas tecnologías, junto con los cambios sociales que han traído consigo, nos permiten superar barreras, que hacían la aparición de las culturas masivas inevitables:

  • La barrera geográfica. A día de hoy es posible viajar de una parte a otra del mundo en cuestión de horas. A una escala más pequeña, es posible vivir y trabajar a unos cientos de kilómetros de distancia, o incluso entre lugares más distantes utilizando puente aéreo o teletrabajo. Hay millones de personas que son emigrantes/inmigrantes, de una manera muy dinámica.
  • La barrera de la comunicación. A día de hoy hay más gente que es capaz de expresarse y entender más de un idioma del que haya existido nunca. La lengua franca actual, el inglés,  es practicada no sólo por una élite, sino por gran cantidad de gente que es capaz de comunicarse entre ellos. La comunicación entre diferentes partes del mundo es prácticamente instantánea.
  • La barrera de la clase. La sociedad (al menos la occidental) está más amalgamada que nunca. Las divisiones entre clases o grupos sociales son más pequeñas. Los grupos sociales ya no son prácticamente estancos, como podía pasar antiguamente con la nobleza. La diferencia entre grandes sectores (hombre/mujeres, jovenes/adultos, etc) es más complicada. La afluencia de inmigrantes de distintos lugares del mundo crean nuevos grupos sociales, más pequeños y menos homogéneos. 
  • La barrera de la personalización. Cada vez es más fácil fabricar pequeñas cantidades de manera productiva. Cada vez los servicios pueden ser más personalizados. Hace no muchos años, de productos como la lecha, había dos tipos, normal y desnatada. Ahora puede haber cientos de tipos.

Todos estos elementos permiten que, cada uno de nosotros esté en contacto con muchos más elementos que anteriormente, y podamos configurar una culura mucho más “a la carta”, que incluya componentes que antes hubiésemos asumidos como “extraños”, de manera mucho más natural.

Si antes queríamos irnos a vivir a otro país, debíamos renunciar a muchas cosas de nuestro lugar de origen, el idioma, las noticias, la música, el contacto familiar constante, etc. Ahora mismo podemos “llevarnos” muchas de estas cosas de manera fácil, volver frecuentemente en viajes cortos, etc.

Igualmente, podemos “traernos” muchas manifestaciones culturales de lugares lejanos: cine (americano, europeo, iraní), gastronomía(italiana, mexicana, japonesa), música (africana, latinoamericana, alemana), etc.. En el pasado, estos “contagios” se producían de manera pausada, y normalmente se consumían igualmente de manera masiva. Sin embargo, ahora se posibilita que este contagio sea más directo y mucho más individualizado, sin necesidad de pasar un filtro previo de que “la sociedad”, en su conjunto, lo acepte como interesante o incluso propio.

Por supuesto, estamos todavía al inicio de este cambio. Hemos sido educados en un sistema en el que el mundo “separado” y las culturas de masas son la manera de entender la vida, y especialmente con un matiz nacionalista que defiende “lo tuyo” frente a “lo de fuera”. Los cambios sociales son muy lentos, tardan generaciones. Y no todo el mundo parte de la misma situación ni tiene los mismos recursos.

Sin embargo, creo que esta “atomización” cultural es inevitable en el largo plazo ya que, como seres humanos individuales, tenderemos a buscar nuestra combinación favorita de elementos culturales entre todos los que tengamos disponibles. Y cada vez tenemos más elementos culturales al alcance de la mano.

La vida en crítico

De pequeño daba mucho miedo

De pequeño daba muchísimo miedo

Creo que, mucha de la gente que nos consideramos escépticos, o al menos me pasó a mí, hemos llegado a ese estado, en cierta manera, como parte de nuestra evolución personal. Es decir, es muy normal que, de jóvenes y niños nos hayan interesado todos los temas misteriosos. Realmente interesado.

De pequeño, tenía muchos libros de la editorial PLESA. Entonces había muchos para niños, de ordenadores, de dinosaurios, de manualidades, etc. Y había unos que ejercían una gran fscinación, que eran los de “misterios”. Vampiros, hombres lobo, fantasmas, el monstruo del Lago Ness, OVNIS… Y con los amigos uno fantaseaba con que, de mayor, iría al Lago Ness y desvelaría todos esos secretos que nadie, hasta entonces, había sido capaz de desvelar. Curiosamente, esos mismos libros tenían una secciones de “misterios resueltos” que habían resultado ser soluciones muy mundanas.

Sin embargo, precisamente por ese interés, cuando uno va creciendo, empieza a olerle todo a chamusquina. ¿Por qué sigo siendo incapaz de ver nítidamente la madre anciana de la foto? Siempre me pareció que parecía una mancha y más a un hombre, en todo caso.  ¿Cómo es eso de que se llevan investigando los mismos casos mil veces y no se avanza absolutamente nada? Es demasiado evidente que el amigo que te dice que se comunica con los espíritus está haciendo el paripé para resultar más divertido.

La madre de Mabel Chinnery debia de ser muy rara

La madre de Mabel Chinnery debía de ser muy rara

En mi caso, el factor decisivo fue leer un libro que defendía que el hombre primitivo había desarrollado inteligencia al devorar el cerebro de sus semejantes.  Para fundamentar sus tesis, hacía una extraña interpretación de la biblia, en la que el cerebro era el fruto del árbol de la ciencia, y, al ser supuestamente afrodisíaco, se lo había ofrecido “Eva” a “Adán”. Enseguida se tenía una objeción muy definitiva, ¿no era que los caracteres adquiridos no se heredaban? Vamos, a mí el típico ejemplo de que los agujeros de los pendientes no se heredan siempre me había parecido muy definitivo. Fue el primer libro con el que realmente fui crítico, en el sentido de disentir fuertemente de sus tesis. Anteriormente, te tragabas todo lo que ponía porque está en un libro, y los libros siempre dicen la verdad.

En esa época también me vi la serie “Cosmos”, de Carl Sagan, que metía el dedo en la llaga, a mi modo de ver, de manera muy definitiva en temas como los horóscopos. Todo esto, junto con verdaderamente empezar a entender el método científico (una cosa es que te lo cuenten con 12 años y otra entender verdaderamente las implicaciones que tiene) me hizo ser extremadamente escéptico con todos los temas paranormales.

Conforme ha ido pasando el tiempo, he ido “resolviendo” muchos de los misterios que me fascinaban de pequeño,  y viendo que la gente que escribe y que te transmite ideas puede estar equivocada, y que siempre hay que tener un cierto espíritu crítico acerca de las cosas. Eso no quiere decir rechazarlas de plano, sólo quiere decir ir con cuidado, y, en caso de que se encienda algunas de las alarmas “automáticas”, pensar un poco más sobre el tema, buscar información, etc…y darse cuenta que el mundo es muy complicado.

¡Feliz 200 cumpleaños!

¡Feliz 200 cumpleaños!

El ser humano es extraordinariamente bueno en sacar patrones en nuestra vida cotidiana. Si vemos una silueta, somos capaces de ver lo que es, o incluso reconocer una persona. Podemos completar letras. Y tendemos a aplicar patrones de manera natural en nuestra vida diaria. Sin embargo, al sacar patrones de manera tan rápida, muchísimas veces nos equivocamos. Nos gustan las soluciones simples, nos cuesta pensar que detrás de esa silueta que parece una persona puede haber un perchero, un par de chaquetas y un paraguas. Nuestra experiencia diaria nos dice que la tierra es plana y no se mueve, que algo tan pesado como un avión no puede volar y que los objetos necesitan ser empujados constantemente para que se muevan.

El mundo no es sencillo, la naturaleza es extremadamente compleja, y has pocas respuestas fáciles y universales a muchas preguntas cotidianas. Sin embargo, nos gustan las respuestas fáciles. Nos encanta pensar que la naturaleza es perfecta, que podemos leer nuestro destino en las estrellas, o que hay una conspiración que es la causante de todos los males del mundo. El pensamiento mágico es natural, ha estado con nosotros durante muchos siglos y sigue conviviendo con nosotros en distintas formas. Debemos tener una actitud vigilante, incluso con uno mismo.

Es duro, lo sé. Es más cómodo vivir con el convencimiento de que el mundo es fácil. Pero es la única manera de poder mejorar las cosas de manera fiable. Y no hablo sólo de descubrimientos científicos, también de nuestra propia vida personal.

¿Todos autónomos?

En el post de hoy de Vida de un Consultor, y comentado luego en Desencadenado, se habla de que, en el futuro,  se incrementará enormemente el autoempleo y la figura del autónomo, en contrapartida con el del “empleado fijo”.

Estoy en general de acuerdo con sus planteamientos, pero creo que hay que tener en cuenta también realmente los deseos y la forma de ser de mucha gente, tanto para atreverse con el camino del autoempleo como para trabajar en un puesto más fijo. Dicho de forma resumida, no todo el mundo tiene la ambición, las ganas, o la forma de ser necesaria para autoemplearse.

Y no estoy hablando de “apalancados deluxe” que quieren trabajar lo menos posible y vivir del cuento, o gente que se escaquea de sus responsabilidades. Estoy hablando también de buenos profesionales que, simplemente, necesitan una estructura de trabajo más formal, la sóla idea de vender les da vértigo (y todos los autónomos necesitan “venderse”) y terminarían perdidos y sin poder sacarse partido en esa situación. Por no hablar de que esta estructura funciona muy bien para ciertos tipos de trabajo, pero es muy difícil para otros ¿Una cajera de supermercado podría ser autónoma?

Ahora bien, creo que sí que sería una situación que tendría muchísimo más sentido que la actual. Y, siempre he defendido, que hay que asumir desde ya ese concepto de “empresa unipersonal”, que no quiere decir necesariamente el autoempleo, pero sí una postura activa en la vida profesional, sopesar cada momento profesional, y buscar alternativas razonables. A pesar de que tenemos muy metidos el chip de que el empleador tiene la sartén por el mango y nosotros somos unos pobres diablos que debemos agradecer al señorito que nos de una migajas, tenemos que adoptar otra actitud.

¿Este trabajo no me llena? ¿Mi jefe me desprecia sistemáticamente? ¿Estoy mal pagado? Pues tengo que ponerme a buscar alternativas; puede que no lo consiga mañana ni pasado, pero al menos intento mejorar.  Es muy cómodo sentarse a lamentarse y quejarse de lo mal que está tu situación en el bar con los amigos, y todo el mundo caemos en ello de vez en cuando, pero hay que sopesar si va más allá del “victimismo intrascendente” y actuar para remediarlo.

A pesar de que no veo la desaparición del trabajador fijo, lo que sí que creo que va a crecer sobremanera en los próximos años va a ser tanto la flexibilidad en el trabajo, como los empleos más flexibles (que parece lo mismo pero no es igual)

Guerrilla televisiva

Hoy todavía colea el video de “El Intermedio”. Ese que emitieron en Intereconomía y que salía el Gran Wyoming echando una bronca a una becaria y que resultó ser falso y que se lo habían enviado para picarles y ver si caían en la trampa (hay que intentar decirlo sin respirar).

Al margen de opiniones a favor y en contra, el caso es que la Sexta se está especializando en emprender una guerra de guerrillas contra otros medios. Ya pasó varias veces con Sé Lo que Hicisteis y Telecinco, o el Follonero, hasta tal punto que se creó cierta psicosis de que uno de los finalistas de  Gran Hermano era un “infiltrado” de Salvados.

El caso es que La Sexta está tomando una posición, una marca si se quiere, muy diferenciada de sus competidoras, como “Pepito Grillo” o “graciosete tocapelotas”, según gustos.  Personalmente, creo que están en la dirección adecuada, como posiblemente lo esté Intereconomía, en otra dirección completamente distinta. Ante los próximos años en los que la competencia entre cadenas va a requerir un posicionamiento mucho más fuerte y una audiencia mucho más dirigida, y La Sexta está apostando fuertemente en dos vertientes, una, el deporte, con platos fuertes como el fútbol o la fórmula 1, y por otro lado, con el humor, tato con programas de producción propia  como Buenafuente (curiosamente, el único Late Nigth que sobrevive) o Sé Lo Que Hicisteis, o series internacionales como Padre de Familia o The Office (una de mis series actuales favoritas).

Lo que parece claro es que el modelo de cadena privada “para toda la familia”; con su programa “contenedor” por la mañana, otro por la tarde, telediarios, galas ocasionales, peliculón y series familiares,; está abocada al fracaso, lo cual puede ser bueno para tener una oferta televisiva mucho más rica y variada.

Como en muchos otros casos, se acerca el fin de la cultura de masas.

TubesScreamer, Patas negras, manazas y otros asuntos

Bueno, otra “divertida anécdota”:

Resulta que en mi TubeScreamer (para el que no sepa qué efeco de guitarra es, dejo ese enlace a Pisotones) tenía un chip JRC4558DD “pata negra” que me

regalaron en el primer año de Uceda. Normalmente lo engo enchufado en

casa con un adaptador universal, por no gastar pila.

Resulta que, al ir a conectarlo, había un lío de cables y se soló

el adaptador. Cuando lo conecé me lié con la polaridad y lo conecté al

revés…
Resultado, el chip se estropeó Site adm Site adm Site adm Site adm

¡No conecteis la polaridad inversa en el pedal! ¡Estropeareis el chip!

(Yo lo incluiría en el artículo de Pisotones de manera visible. Si está no lo he logrado encontrar)

Tenía todavía unos chips que venían con el kit con el que me

fabriqué el pedal, así que pude probar que efecivamente era eso y no

otra cosa. Pero claro, no son “patas negras”…



Afortunadamente, tenía un video Sony Betamax, propiedad familiar (mi video “de toda la vida”) que

me había encargado de “salvar” del abandono con la esperanza de que

tuviese “premio” en el interior. Lo tenía en la lista de “a ver cuando

lo hago”, pero debido a este contratiempo, me he puesto hoy a ello, no

sin antes repasar el artículo de Pisotones.


Al desmontar el vídeo y echar un buen rato, he localizado DOS

JRC4558D, así que genial. Le enía un poco de miedo al hecho de sacarlos

de la placa, he uilizado una Dremel y un disco de corte. Con paciencia,

he cortado la placa para dejar un trocito alrededor de cada patita. Con

ese proceso también se calienta el circuito, así que parando de poco en

poco para dejarlo “respirar”.

Después, con cuidado y lo más rápido posible, aplicar el soldador

para quitar el trocito de placa. Para enfriar, he cogido un trozo de

comida congelada (particularmente unas salchichas) y lo he puesto en

contacto con el chip. No sé si es un método muy adecuado…. Igual me

toca una bronca de Calambres… Mr. Green


He de decir que pensaba que me había cargado los dos chips, porque

más de dos y tres veces por chip he enido que aplicar el soldador

varias veces, aunque intentaba esperar algo para no enfriarlo mucho…

Para mi regocijo, funcionan LOS DOS chips!!!! Así que tengo el TS funcionando igual de bien que siempre y con un chip de repuesto por si me vuelve a pasar algo…
Así que animaros, que es más fácil de lo que parece OK Mackey
(Ese post lo he puesto también en el foro de Guitarraristas.org)

Recomendación de la semana V: “Hotel California” de los Eagles

Aprovechando el concierto que van a dar los Eagles en Barcelona, hoy toca hablar de un disco que seguro ya conocéis. Bueno, al menos el título del disco. Porque, ¿Quién no ha oído hablar de “Hotel California”?

Todavía más gente que la que ha oído hablar de los Eagles

Pero no vamos a hablar (al menos, no mucho) de la canción que da título al disco. Para empezar, porque es una de esas canciones “imprescindibles” que todo el mundo conoce y que está muy sobada. ¿Qué se puede añadir que no se haya dicho ya? ¿Quién no se conoce casi de memoria el solo final de guitarras armonizadas y la intro con guitarra de 12 cuerdas? Pues eso.

Sin embargo, el disco es más que un único hit. Hay que recordar que las tres primeras canciones (casi lo que es en vinilo toda la cara A) fueron números 1 y son canciones muy importantes en la discografía de los Eagles: “Hotel California”, “New Kid in Town” y

Life in the fast lane”.

Tres canciones muy distintas, pero las tres magistrales. “New Kid in Town” es una canción lenta, pausada, country, muy acústica. “Life in the fast lane” es rockera, con un gran riff, rápida, con mucho ritmo.

Y es que la influencia de Joe Walsh, que acababa de llegar a los Eagles, se tenía que notar. Se nota un toque rockero en muchas canciones del disco, que oscila entre canciones muy lentas y melancólicas como “Pretty maid all in a row” y otras con una gran energía, guitarras distorsionadas y mucho más ritmo, como “Life in the fast lane” o “Victim of love”. El contraste es bastante grande entre unas y otras, y, salvo “New kid in town”, creo que están mucho más logradas las rápidas.

El disco tampoco tiene tantas canciones, ya que casi todas son relativamente largas. No es un disco largo, debe durar unos 30-40 minutos, con 9 canciones de las que una es un “reprise”. La costumbre de los reprises está totalmente en desuso desde hace años, y era una repetición corta normalmente arreglada de modo distinto de un tema dentro del disco que se ponía al final de una cara, a modo de despedida. Algo así como una canción que fuese el final de “Hey Jude” Pero en corto, claro… :-D Con el final de las caras A y caras B al llegar el CD se terminó totalmente su sentido.

Mi canción favorita del album es “Try and love again”. Es un medio tiempo, muy melódico. Trata sobre el afrontar de nuevo una relación amorosa y la letra es muy evocadora. Es una de esas canciones en las que la producción es impecable, y todo está puesto al servicio de la canción. En ese sentido, hay que decir que la producción de todo el disco es excelente y muy detallista (no hay más que ver la archifamosa “Hotel California”), todo está en su sitio, no sobra ni falta nada, pero para mi gusto destaca en esta canción, que no es precisamente de las más conocidas del disco. El productor Bill Szymczyk ganó de hecho ese año (1977) el Grammy a mejor productor. Me gusta especialmente el minisolo que tiene, muy breve, pero es de esos que uno puede tararear, muy melódico y con mucho gusto. Este tipo de solos son sorprendentemente poco frecuentes. Normalmente, el momento del solo suele ser aprovechado para liberar una descarga de adrenalina y lanzarse al vacío (Hendrix es el arquetipo de eso). Sin embargo, estos solos están estructurados como un puente, como una parte con su sentido dentro de la canción. Igual que las guitarras de “Hotel California” y es algo que se repite a lo largo del disco.

El disco es considerado en algunos círculos como un disco conceptual que habla sobre el desencanto sobre el Sueño Americano y los USA, ya que trata temas como la inocencia, los peligros, las relaciones sentimentales, la pérdida del amor,

etc… La canción “Hotel California”, por ser tan críptica ha sido interpretada de muchísimas maneras, una de ellas la “trampa de la fama”. Sin embargo, muchos de esos temas están presentes en otros trabajos de los Eagles (como el divorcio en “Best of my love” ). Yo suelo ser un poco reticente a este tipo de cosas, pero sin duda el disco comparte un hilo

conductor y forma un todo.

Me gustaría también destacar el diseño gráfico del disco. Encaja a la perfección con el espíritu de la canción y es igual de desasosegante y

bello. Claro, lo que pasa siempre, en vinilo es mucho más espectacular que en CD, al abrirse y tener una foto muy grande de todo el hotel, plagado de gente.

En definitiva, creo que es un disco que merece la pena y que, a pesar de tener un éxito mil veces escuchado (y que es un temazo, no nos

engañemos), tiene mucho más que ofrecer.

PD: Curiosamente, el disco más vendido de la historia en los USA es el “Greatest hits” de los Eagles.Disco justo justo anterior a éste (por si alguien se pensaba que los Eagles sólo tienen este disco) y que, por supuesto, no tiene “Hotel California” incluido.

Las guitarras resonadoras III. Mástiles, Sonidos, cuerdas y compras

Vamos con el final del artículo…

TIPOS DE MÁSTIL

Otra forma de dividir las guitarras resonadoras es por su tipo de mástil en squareneck y roundneck.

Jerry Douglas nos enseña el estilo hawaiano. Gracias, majo

Es muy frecuente que, dado que las guitarras resonadoras suenan especialmente bien al ser tocadas con slide,

sean tocadas estilo hawaiano, es decir, con la guitarra cara arriba (tradicionalmente, sobre las rodillas, pero también se puede tocar de pie con una correa) y con un slide macizo metálico apoyado sobre las cuerdas desde arriba. Para este estilo, las cuerdas están muy altas (después de todo, no se van a apretar sobre el diapasón) y la forma posterior del mástil es indiferente, ya que no se agarra. De tal manera que, para permitir cuerdas más gruesas, ganar estabilidad y añadir sustain, el mástil es muchísimo más grueso, y tiene una forma cuadrada. Esto es conocido como squareneck (mástil cuadrado). Además, la cejilla se coloca mucho más alta para tener las acción mucho mayor.

Las guitarras que están pensadas para tocar de la manera normal (o estilo español que le llaman los americanos) tienen el mástil con la forma normal redondeada para poder agarrarlo sin problemas llamado roundneck (mástil redondo). Este estilo no es único

para tocar con dedos o púas, ya que se puede tocar slide sin problemas. Eso sí, con un slide tipo “tubo”, en lugar del que es macizo, llamado “steel slide“, ya que se utiliza también en lap o pedal steel guitar.

AFINACIONES Y CUERDAS

Como normalmente se tocan con slide, suelen afinarse en afinaciones abiertas. Por supuesto, pueden afinarse de forma normal. Las afinaciones abiertas (para el que no lo sepa, tengo pendiente poner un artículo sobre ellas en este blog) son las que forman un acorde al pulsar las cuerdas al aire. De esta manera, al pasar el slide (que es recto) sobre un traste, formará un acorde.

Ejemplo típico de afinación abierta es SOL Abierto (open G). De grave a agudo:

RE – SOL – RE – SOL – SI – RE

Como se ve, se bajan un tono las cuerdas 1a, 5a y 6a sobre la afinación standard.

Otros ejemplo es RE abierto:

RE – LA – RE – FA# – LA – RE

Bajan un tono 1a, 2a y 6a y medio tono la 3a

Estas afinaciones (y otras) son amplicamente usadas, pero no quiere decir que no se pueda usar la resonadora con afinación normal.

Existen cuerdas espefícicas para estas guitarras, aunque no las he

visto nunca en España. Como se suelen afinar en afinación abierta,

suelen usarse cuerdas muy gordas para sacar mejor sonido. He visto

cuerdas tan gordas como:

016 018 027w 039w 049w 059w

Yo, personalmente, uso cuerdas normales de acústica de 13 (medium)

COMPRAR UNA GUITARRA RESONADORA

Las marcas tradicionales y gamas altas son National (la actual) y

Dobro (de Gibson) Aunque cada una hace todos los tipos de resonadoras,

National se orienta más a cuerpos de metal y Dobro a cuerpos de madera.

Son prácticamente custom-shops, ya que tienen poca producción. Existen más marcas de gamas altas, normalmente talleres con poca producción al año, curiosamente casi todos afincados en Europa (al menos los que yo conozco), como Fine Resophonics (francesa) o Beltona, aunque Crafters of Tennesse es una marca con mucho prestigio en los USA.

Existe poco mercado de gama media, representado por Amistar (marca checa) y un mercado amplio de gama baja asiático, con Johnson, Orzac, Regal y otros. La marca Regal no tiene nada que ver con las antiguas, que era una submarca de Dobro.

Hay un tipo en UK que vende versiones mejoradas de resonadores coreanos. Les sustituye principalmente el cono por uno National, lo que viene a ser un equivalente a montar unas pastillas buenas. La dirección es www.petewoodmanguitars.com

Las guitarras resonadoras no son baratas, la más barata puede costar

alrededor de 600€. Las National y Dobro nuevas se van rápidamente a los 2.000 €. La distribución en España de National la lleva Master Guitar y me consta que tiene buenos precios. No dejeis de echarle el ojo.

En ebay existe un mercado significativo (aunque no grande) de

resonadoras de segunda mano, tanto de resonadoras de los años 30 (que

no están demasiado caras para lo que es el mercado vintage y para los

años que tienen) como nuevas de segunda mano. No es demasiado difícil

encontrar modelos muy normales, como el Style O  a un

buen precio (dentro de que es vintage, claro).

Existe una tienda especializada en resonadoras vintage que es www.vintagenationals.com

Un sitio de obligada visita (al menos virtual) si pensais comprar una resonadora

es el London Resonator Center, que es la única tienda del mundo (o eso

dicen ellos) especializada en estas guitarras. Su dirección web es http://www.resocentre.com/

Además, está en Europa, con el ahorro consiguiente en transporte e

impuestos. Llevan muchas marcas, tanto de gama alta como de gama media y baja.

OTRAS DIRECCIONES ÚTILES

www.nationalguitars.com Contiene bastante información.

www.dobro.com Bastante pobre Sad

www.crafterstn.com Crafters of Tennesse.

www.folkofthewood.com

Un buen sitio donde mirar, con mucha información. Especialmente

interesante son los videos con las diferencias sobre diferentes

modelos.

www.bobbrozman.com Bob Brozman es un gran experto y en su página web tiene mucha información útil.

POSTDATA

En fin, espero que encontreis interesante este articulillo. Razz Y os animo a que lo completeis con lo que creais que puede ser interesante, Razz

Las guitarras resonadoras II. Tipos

Continuamos con las guitarras resonadoras, comentando los tipos que existen.

TIPOS DE GUITARRAS RESONADORAS

Las guitarras resonadoras se dividen fundamentalmente en dos grupos, aunque como veremos más adelante, no son categóricos:

Cuerpo de metal: También llamadas genéricamente National. Tiene resonadores de cono único o tricono. Se usan principalmente en blues y música hawaiana. Los materiales usados principalmente son latón con capa de nickel, acero y alpaca (german silver).

Los resonadores de cono único (derecha), como su propio nombre indica, tienen sólo un cono de aluminio de 9,5′’ (pulgadas) de diámetro que tiene una “galleta” (biscuit)

de madera en el vértice superior del cono. Esta “galleta”, de arce

(aunque pintada de negro) tiene una selleta de madera encima que

transmite las vibraciones de las cuerdas al cono. Al contrario que en

una guitarra acústica, donde la vibración de las cuerdas se transmite a

toda la tapa, en una resonadora se transmite al cono, y el cuerpo actua

como el mueble de un altavoz. Debido a su transmisión directa, las

guitarras de resonador único son alcanzan el mayor volumen sonoro. En un tricono (izquierda),

hay tres conos de 6′’ de diámetro en triángulo. Dos de los conos están

en el lado de las cuerdas graves y uno en el lado de las agudas. En

lugar de una “galleta” de madera, hay una T de aluminio que conecta el

centro de cada cono. Una selleta de arce se coloca sobre este puente en

T. La vibración de las cuerdas va a través de la selleta, luego al

puente en T y después los tres conos. Debido a esto, el sonido no llega

a tener tanto, aunque el sustain es más largo y el tono, al resonar tres conos, tiene un mayor número de armónicos.


Duolian

Una Triolian (modelo muy muy parecido al Duolian, con mástil de arce) acabada en Walnut. El diapasón es arce, aunque no lo parezca.

Los modelos más característicos con resonador de cono único son la Style O (famosa por ser la que aparece en la portada del disco “Brothers in arms” de Dire Straits), con cuerpo de latón, mástil de arce y diapasón de ébano, terminada en acabado brillante y dibujito hawaiano; y la Duolian (que no se fabrica, el equivalente es la Delphi, con algunos pequeños cambios, como el tipo de pintura y el diapasón), con cuerpo de acero, mástil de caoba y diapasón de arce pintado o palorrosa, y acabada en colores.

Existen algunos casos de cono único con cuerpo de madera, como el Estralita, aunque están menos difundidos que los de cuerpo de metal.

Los resonadores de cono único son más utilizados para  tocar estilo fingerpicking, aunque muchas veces se utilizan para slide, en estilos como el blues o el jazz “de principios de siglo”. Comparados con un tricono, tienden a tener un sonido con más ataque, volumen y menos sustain.Es raro encontrar una resonadora de cono único con el mástil “squareneck” (más adelante lo comento un poco más esta distinción)

Además de los casos totalmente acústicos, la actual National tiene algunos modelos de cono único eléctricos, con cuerpo de madera macizo y pastillas eléctricas, tipo P-90, las Resolectric y Resolectric Jr. Estas guitarras capturan mucho el tono de una resonadora siendo una guitarra eléctrica y permite su uso en circunstancias de directo. La Resolectric tiene además un piezo diseñado especialmente para resonadoras.


Un Style 2

El otro tipo de resonadores con cuerpo de metal son los triconos, con tres conos en lugar de uno sólo. Como se ha dicho arriba, el puente, en lugar de ser una “galleta” de arce, como en el caso del resonador único,  tiene una T de metal que reparte la presión sobre los tres conos. Esta T hace un efecto raro en la tapa del resonador, quedando asimétrico. Los modelos son iguales en materiales y sonido y se diferencian en la ornamentación. Así, un Style 1 no tiene ningún dibujito, y un Style 4 (el más ornamentado) tiene un dibujo grabado muy elaborado.

Ademas, no tienen esas efes que tienen los de cono único, sino que tienen una rejilla, lo que les da un efecto mucho más “Art Deco”

En cuanto al sonido, se diferencian de los de resonador único en que tienen un sustain mucho mayor, un menor volumen y menor dinámica. Es muy común encontrarlos con mástil “squareneck” y suelen utilizarse para tocar slide. Su sonido se describe como más “complejo” y dulce comparado con el sonido “rudo” de un único cono. Esto es debido a que los tres conos producen

Como eran (y siguen siendo) más caros que los de resonador único, los ejemplares vintage son más difíciles de encontrar, además de ser más caros, al haberse producido muchas menos unidades. Durante los años 30, los resonadores de cono único se vendieron muchísimo, al ser unas guitarras efectivas y relativamente baratas (dentro de la crisis en los USA en los años 30)

  • Cuerpo de madera: Llamadas genéricamente Dobro. Se caracterizan por llevar un resonador distintos a los anteriores, de tipo “araña”. Este resonador se diferencia del de cono único en que el cono, de 10 1/2″ tiene su vértica superior y la base en el mismo lado, es decir, tiene una forma como de W (ver imagen a la derecha). El puente descansa sobre una “araña” de ocho brazos que reparten el sonido por todo el cono, en lugar de transmitir todo el sonido al vértice del cono. Además, en algunos casos se añaden unas cámaras de resonancia dentro del habitáculo donde está el cono que cambian más el tono.
  • El sonido de un resonador de araña es más nasal y más dulce (ayudado por el hecho del cuerpo de madera) y menos “rasposo” que el sonido de un cuerpo de metal.

    Los cuerpo suelen estar hechos de madera de arce laminada. Debido a que se estima que el 80% del sonido es producido por el resonador, casi nunca se utiliza madera maciza, ya que su incicencia en el sonido se considera mínima en el mejor de los casos.
    Los dobros suelen tener unos agujeros cubiertos de una malla (con efecto colador de cocina) en lugar de las F’s o la rejilla característica de los resonadores de cuerpos de metal. Además, generalmente suelen ser squareneck, ya que se suelen tocar tipo hawaiano.

    A pesar de que la diferencia entre los dos tipos de cuerpos (madera y metal) no es ni mucho menos categórica y que existen casos de resonadores de araña en cuerpos de metal, son bastante raros. La producción de Dobros por parte de Gibson (propietaria del término “Dobro”) es bastante pequeña comparada con la de otros tipos de resonadores y sólo un modelo tiene cuerpo de metal (todos con resonador de araña). Además, existen resonadoras de marca National con resonador de araña y cuerpo de madera.

    Los Dobros se utilizan fundamentalmente ( y casi exclusivamente) en música country y bluegrass, desde que lo introdujese el grupo Flat & Scruggs (padres del bluegrass) en los años 50. El estilo típico de tocarlo es con tres dedos (pulgar, índice y medio) con púas metálicas, en parte debido a que el resonador es más delicado y no se recomienda golpearlo fuertemente con una púa o similar.

    %d bloggers like this: