Recomendación de la Semana II: “Prisoner in disguise” de Linda Ronstadt

Seguimos con nuestra serie de recomendaciones. Podría recomendar otros discos de Linda Ronstadt, por quien siento una gran devoción, pero creo que es mejor ir poco a poco. Tiene muuuchos discos muy buenos.
Portada
Es una fantástica colección de canciones, cantadas de manera maravillosa… El diseño de portada y de interior siempre me ha gustado mucho, esa postada grande en negro con ella entre sola y prisionera… Además, en el interior del disco (en el del CD también, pero al quedar reducido, pierde muchísima gracia)
están las letras de las canciones escritas a mano y firmadas por sus compositores, incluidas algunas fotos, lo que le da un aire a los “canciones de mis amigos” Claro que cuando los amigos son James Taylor, Neil Young o Lowell George, pues como que mola… M. Green
l disco es bastante “mainstream” y se escucha con facilidad. Navega más o menos entre el rock suave, algo de soul, el country acústico y el pop, todo ello con muy buen gusto y con un aire “roquero suave” de los 70 inconfundible… Linda demuestra que sabe estar a la altura de todo, y lo mismo se esmera en canciones lentas, que en aires más movidos…

Es de los discos que escuchas al principio y te encantan unas canciones, luego vas a otras, luego a otras y luego el disco entero… Wink

Algunas canciones “selectas”

– Love is a Rosede Neil Young. Con un toque ligeramente “country”, con Banjo. Siempre me ha parecido una muy buena “canción de inicio”. Te atrapa y te invita a escucharte el resto del disco.
– Hey Mister, that’s me up on the jukebox de James Taylor. Es increible como se nota su composición. Transmite toda la tristeza de ser alguien reconocido por una única canción y explotado por la discográfica… De mucha actualidad
– Tracks of my tears de Johnny Rivers. Un clásico, en versión más acústica y menos soul que el original.
– Roll um easy Puro rock. Impresionante guitarra con slide de Lowell George. La versión original, de Little Feat, era mucho más acústica, pero funcionamuy bien más movida.
– I will always love you de Dolly Parton. Nada que ver con la versión de Withney Houston. Esta es mejor (para mía), aunque la güena güena es la de Dolly.
– The sweetest gift, country acústico tradicional. Todo acústico, con una gran letra y unos grandes coros de Emmylou Harris.
– You tell me that I’m falling down, de Anna McGarrigle. Una canción de las que deberían haber tenido una gran repercusión, y no sé porqué, no ha sido así. La letra es estupenda, y los arreglos también…

Bueno, a ver si alguien se anima y le echa un ojo Wink Os aseguro que es muy recomendable…

El interior del disco
El interior del disco. Podeis ver las letras del puño y letra del autor, junto con su foto.

Marquitis y opiniones varias

¿Por qué hay taaaanta gente, que ante las guitarras caras, siempre hace la misma observación? “Hay que estar loco para comprar una guitarra por ese dinero. Por la mitad hay guitarras igual de buenas. Es que somos unos cunsumistas de la leche”

Bueno, vale, es verdad que el consumismo está muy implantado en la sociedad, y que a día de hoy mucha gente se puede (nos podemos) permitir tener más guitarras de las necesarias, de las imprescindibles, y es un capricho relativamente caro. Vale, muy bien. Pero normalmente las críticas no van por la vertiente “¿y no tienes ya muchas guitarras? Con una ya tienes para tocar todo lo que quieras”, sino la vertiente “las guitarras que tienes son mucho más caras porque son un timo”.

Pocas veces se lee o escucha un comentario curioso “¿y merece la pena pagar el doble?”, o con algo de respeto. Normalmente suelen ser comentarios despreciativos cuando no directamente insultantes… Me han llegado decir, no hace mucho, que yo “intuía” que una Martin buena era mejor que una Alhambra, porque era más cara. Supongo que el haber probado las dos no influye para nada en mi opinión. Entre guitarristas españoles parece que está muy extendida la idea de que las Alhambras son unas guitarras que pueden competir con guitarras de 3 veces su precio americanas. En mi opinión, es mucho decir.

En mi experiencia, y no me considero un experto en esto, las guitarras siguen una “cierta lógica” en sus precios, sobre todo en segmentos altos (no MUY altos, ahí se rompen todas las reglas). Por regla general, una guitarra de 600€ es mejor que una de 300€ y peor que una de 1.000€ Y se encuentran guitarras MUY buenas por 2.000€

Lo que más me llama la atención es que casi nadie parece haber probado las buenas de verdad (no un día en una tienda) y haberlas desechado por guitarras peores. Casi todo el mundo, o ni las ha probado, o un día, etc…

¿Algún día dejará de haber polémica (o al menos la habrá con algo de sentido) sobre las guitarras caras?