Recomendación de la semana V: “Hotel California” de los Eagles


Aprovechando el concierto que van a dar los Eagles en Barcelona, hoy toca hablar de un disco que seguro ya conocéis. Bueno, al menos el título del disco. Porque, ¿Quién no ha oído hablar de “Hotel California”?

Todavía más gente que la que ha oído hablar de los Eagles

Pero no vamos a hablar (al menos, no mucho) de la canción que da título al disco. Para empezar, porque es una de esas canciones “imprescindibles” que todo el mundo conoce y que está muy sobada. ¿Qué se puede añadir que no se haya dicho ya? ¿Quién no se conoce casi de memoria el solo final de guitarras armonizadas y la intro con guitarra de 12 cuerdas? Pues eso.

Sin embargo, el disco es más que un único hit. Hay que recordar que las tres primeras canciones (casi lo que es en vinilo toda la cara A) fueron números 1 y son canciones muy importantes en la discografía de los Eagles: “Hotel California”, “New Kid in Town” y

Life in the fast lane”.

Tres canciones muy distintas, pero las tres magistrales. “New Kid in Town” es una canción lenta, pausada, country, muy acústica. “Life in the fast lane” es rockera, con un gran riff, rápida, con mucho ritmo.

Y es que la influencia de Joe Walsh, que acababa de llegar a los Eagles, se tenía que notar. Se nota un toque rockero en muchas canciones del disco, que oscila entre canciones muy lentas y melancólicas como “Pretty maid all in a row” y otras con una gran energía, guitarras distorsionadas y mucho más ritmo, como “Life in the fast lane” o “Victim of love”. El contraste es bastante grande entre unas y otras, y, salvo “New kid in town”, creo que están mucho más logradas las rápidas.

El disco tampoco tiene tantas canciones, ya que casi todas son relativamente largas. No es un disco largo, debe durar unos 30-40 minutos, con 9 canciones de las que una es un “reprise”. La costumbre de los reprises está totalmente en desuso desde hace años, y era una repetición corta normalmente arreglada de modo distinto de un tema dentro del disco que se ponía al final de una cara, a modo de despedida. Algo así como una canción que fuese el final de “Hey Jude” Pero en corto, claro… :-D Con el final de las caras A y caras B al llegar el CD se terminó totalmente su sentido.

Mi canción favorita del album es “Try and love again”. Es un medio tiempo, muy melódico. Trata sobre el afrontar de nuevo una relación amorosa y la letra es muy evocadora. Es una de esas canciones en las que la producción es impecable, y todo está puesto al servicio de la canción. En ese sentido, hay que decir que la producción de todo el disco es excelente y muy detallista (no hay más que ver la archifamosa “Hotel California”), todo está en su sitio, no sobra ni falta nada, pero para mi gusto destaca en esta canción, que no es precisamente de las más conocidas del disco. El productor Bill Szymczyk ganó de hecho ese año (1977) el Grammy a mejor productor. Me gusta especialmente el minisolo que tiene, muy breve, pero es de esos que uno puede tararear, muy melódico y con mucho gusto. Este tipo de solos son sorprendentemente poco frecuentes. Normalmente, el momento del solo suele ser aprovechado para liberar una descarga de adrenalina y lanzarse al vacío (Hendrix es el arquetipo de eso). Sin embargo, estos solos están estructurados como un puente, como una parte con su sentido dentro de la canción. Igual que las guitarras de “Hotel California” y es algo que se repite a lo largo del disco.

El disco es considerado en algunos círculos como un disco conceptual que habla sobre el desencanto sobre el Sueño Americano y los USA, ya que trata temas como la inocencia, los peligros, las relaciones sentimentales, la pérdida del amor,

etc… La canción “Hotel California”, por ser tan críptica ha sido interpretada de muchísimas maneras, una de ellas la “trampa de la fama”. Sin embargo, muchos de esos temas están presentes en otros trabajos de los Eagles (como el divorcio en “Best of my love” ). Yo suelo ser un poco reticente a este tipo de cosas, pero sin duda el disco comparte un hilo

conductor y forma un todo.

Me gustaría también destacar el diseño gráfico del disco. Encaja a la perfección con el espíritu de la canción y es igual de desasosegante y

bello. Claro, lo que pasa siempre, en vinilo es mucho más espectacular que en CD, al abrirse y tener una foto muy grande de todo el hotel, plagado de gente.

En definitiva, creo que es un disco que merece la pena y que, a pesar de tener un éxito mil veces escuchado (y que es un temazo, no nos

engañemos), tiene mucho más que ofrecer.

PD: Curiosamente, el disco más vendido de la historia en los USA es el “Greatest hits” de los Eagles.Disco justo justo anterior a éste (por si alguien se pensaba que los Eagles sólo tienen este disco) y que, por supuesto, no tiene “Hotel California” incluido.

Rec. de la semana IV: “Once in a very blue moon” de Nanci Griffith


Con esta recomendación vuelvo a mis orígines Smiley Nanci Griffith es un referente absoluto en mi música, y de esos músicos con los que has aprendido a tocar la guitarra con sus canciones.

Este disco es uno de los primeros de su carrera, del año ‘85, así que hace ya 20 años desde su publicación. Fue su primer disco editado por una compañía que podía vender a todo Estados Unidos, así que representa un paso importante en su consodilación como músico profesional. Nanci Griffith es de esos músicos que, quizá no son superventas ni genios universalmente aclamados, pero tienen ese “toque tan especial” que los hace unos “secundarios fabulosos” (que no secundones) dentro del panorama musical.

Este es un disco eminentemente folk-country, lleno de instrumentos como dobros, violines, guitarras,banjos y mandolinas y lleno de melodías melancólicas y lentas. En algún sitio he leído que es “country progresivo”, clasificación que no entiendo muy bien a qué se refiere. Lo digo porque es el disco ideal para escucharlo con detenimiento, dando importancia a los detalles y aprendiendo algo nuevo cada vez que lo escuchas.

La canción que da título al disco, “Once in a very blue moon”, es una de las destacadas. El autor es Pat Alger, un gran compositor y ha sido interpretada por bastantes cantantes y se ha convertido en un mini-standard dentro de la música country (lo cual es bastante habitual dentro del mundillo country). Para mí siempre será una canción especial, ya que es de las poquitas poquitas que he tocado en público, acompañando a mi madre. (Apunte nostálgico Smiley )

Hay otras versiones dentro del disco, entre las que me gustaría destacar “Roseville Fair”, una pequeña canción de amor hecha “como de toda la vida” y “Ballad of Robin Winter-Smith”, sobre la muerte real de un acróbata de esos que saltan en moto sobre tropotocientos coches. Esta es una canción curiosa, con un toque irónico y de humor negro sobre este tema, que es francamente original:

I make a livin’ a-playin’ these songs and I hang out in bars
I play my guitar … oh, but honey, I don’t jump over cars

En las composiciones de Nanci Griffith encontramos muchas pinceladas muy recurrentes en su obra, como los viajes (“I’m Not Drivin’ These Wheels (Bring The Prose To The Wheel)”) y lugares como metáforas o como vehículos para expresar sentimientos, siendo muy recurrentes la zona sur de los USA (“Year down in New Orleans”), lo que hace pensar en la de kilómetros que se habrá hecho la pobre; reflexiones sobre el amor (“Love is a hard waltz” o “Time alone”),  e ideas políticas, muchas veces “por sorpresa”. “Ghost in the music” es una canción con mucho “tomate”, densa y llena de sentido:

Foreign father… American son, father see what your son has done

He’s torn up the mountains
And reshaped the plains
The dreams he dreams aren’t the same

En “Love is a hard waltz” se dice:

I know women who gather for the hatred of men

their eyes are as closed as the blind Ku Klux Klan

No me imagino a mucha gente incluyendo una línea sobre el Ku Klux Klan en una canción sobre el amor…

Una canción que me gusta mucho es “Mary & Omie”, sobre el deseo de escapar de el lugar donde uno ha nacido, para luego echarlo de menos. Pero está tratado con mucha amabilidad, con una gran felicidad y también trata sobre una pareja que es feliz.

El disco termina con “Spin on the brick floor”, que es un homenaje a un club de música en Houston. De nuevo, una canción sobre el viaje interminable y el deseo de regresar a casa, aunque esta vez está tratado de modo mucho más animado.

En resumen, un disco estupendo, de esos que te pueden acompañar toda la vida en tu propio viaje interminable…

Recomendación de la semana III: “Arkansas Traveler” de Michelle Shocked


Bueno volvemos con otra recomendación. esta vez un disco que ha sido recientemente reeditado. Con la portada que os enseño ya no lo vais a poder encontrar (a no ser algún resto de stock). Eso sí, la reedición tiene 7 “bonus tracks”.

La idea del disco es una colección de canciones, la mayoría de las cuales están basadas o inspiradas en canciones tradicionales y “viejos conocidos” para la música americana tradicional, dándole un aire nuevo. La idea es hacer un recorrido musical por toda la música de raices del sur de Estados Unidos. El disco está dedicado al padre de Michelle Shocked, que toca la mandolina en el disco y era músico cuando ella era una niña. En los agradecimientos del disco comenta que aprendió a tocar el banjo con cerca de 50 años, a partir de un libro, lo cual siempre me ha inspirado en pensar que es posible seguir aprendiendo smile
Sin embargo, no son standards tal cual, sino que son arreglados y, en muchos casos “retocados”, o incluidos dentro de una canción distinta, intentando dar aire fresco a muchas ideas antiguas. Por ejemplo “Prodigal Daugther (Cotton Eyed Joe)” incluye algunas líneas de la segunda (una vieja canción que, lamentablemente, es más conocida en España por una horrible versión bakalao) como inspiración.
El disco no suena como las mismas canciones de siempre, sino muy fresco y novedoso.

Cada canción ha sido grabada en un lugar distinto, con músicos distintos, y con un aire distinto, resultando bastante distinto cada tema uno de otro. Hay bluegrass, música celta, jazz, blues, rock, música relativa a la Guerra de Secesión… Dentro de que el disco tiene relacción y es un todo.

La categoría de los músicos es realmente impresionante: Taj Mahal, Clarence “Gatemouth” Brown, Norman Blake, Doc Watson, Jerry Douglas, Alison Krauss & the Union Station, Mark O’Connor, Albert Lee, Uncle Tupelo…

El humor y la denuncia también están presentes en todo el disco. Michelle Shocked es conocida por ser muy crítica y activa políticamente (está haciendo campaña fuertemente en contra de Bush, por ejemplo). Por ejemplo, “Arkansas Traveller”, que es un tema instrumental muy conocido en los círculos de bluegrass para cada estrofa, y se escucha a un viajero preguntar a un lugareño sobre direcciones, a lo que una voz con un acento muy muy fuerte contesta humorísticamente, por ejemplo:

“Eh, granjero, ¿has vivido aquí toda la vida?”
“¡Todavía no!”

En “Prodigal Daughter (Cotton Eyed Joe)”, la canción trata sobre la diferencia entre el hijo pródigo (para el que el recibimiento es cariñoso y se le perdona todo) y la hija pródiga (que ha traido la vergüenza a la familia). “Shaking hands (Soldier’s joy)” habla de un soldado y lo terrible de la guerra.

En definitiva, un disco muy recomendable, es muy fácil de escuchar incluso para un neófito en este tipo de música porque entra bastante fácil.

Recomendación de la Semana II: “Prisoner in disguise” de Linda Ronstadt


Seguimos con nuestra serie de recomendaciones. Podría recomendar otros discos de Linda Ronstadt, por quien siento una gran devoción, pero creo que es mejor ir poco a poco. Tiene muuuchos discos muy buenos.
Portada
Es una fantástica colección de canciones, cantadas de manera maravillosa… El diseño de portada y de interior siempre me ha gustado mucho, esa postada grande en negro con ella entre sola y prisionera… Además, en el interior del disco (en el del CD también, pero al quedar reducido, pierde muchísima gracia)
están las letras de las canciones escritas a mano y firmadas por sus compositores, incluidas algunas fotos, lo que le da un aire a los “canciones de mis amigos” Claro que cuando los amigos son James Taylor, Neil Young o Lowell George, pues como que mola… M. Green
l disco es bastante “mainstream” y se escucha con facilidad. Navega más o menos entre el rock suave, algo de soul, el country acústico y el pop, todo ello con muy buen gusto y con un aire “roquero suave” de los 70 inconfundible… Linda demuestra que sabe estar a la altura de todo, y lo mismo se esmera en canciones lentas, que en aires más movidos…

Es de los discos que escuchas al principio y te encantan unas canciones, luego vas a otras, luego a otras y luego el disco entero… Wink

Algunas canciones “selectas”

- Love is a Rosede Neil Young. Con un toque ligeramente “country”, con Banjo. Siempre me ha parecido una muy buena “canción de inicio”. Te atrapa y te invita a escucharte el resto del disco.
– Hey Mister, that’s me up on the jukebox de James Taylor. Es increible como se nota su composición. Transmite toda la tristeza de ser alguien reconocido por una única canción y explotado por la discográfica… De mucha actualidad
– Tracks of my tears de Johnny Rivers. Un clásico, en versión más acústica y menos soul que el original.
– Roll um easy Puro rock. Impresionante guitarra con slide de Lowell George. La versión original, de Little Feat, era mucho más acústica, pero funcionamuy bien más movida.
– I will always love you de Dolly Parton. Nada que ver con la versión de Withney Houston. Esta es mejor (para mía), aunque la güena güena es la de Dolly.
– The sweetest gift, country acústico tradicional. Todo acústico, con una gran letra y unos grandes coros de Emmylou Harris.
– You tell me that I’m falling down, de Anna McGarrigle. Una canción de las que deberían haber tenido una gran repercusión, y no sé porqué, no ha sido así. La letra es estupenda, y los arreglos también…

Bueno, a ver si alguien se anima y le echa un ojo Wink Os aseguro que es muy recomendable…

El interior del disco
El interior del disco. Podeis ver las letras del puño y letra del autor, junto con su foto.