Planes de desarrollo profesional


Llevo un tiempo pensando en escribir sobre algunas de las posiciones que tengo al respecto de mi empleo y mi manera de abordar mi carrera profesional.

Algo que se destaca constantemente en webs relacionadas con el empleo y la carrera profesional es la necesidad de tener un plan. Y un plan profesional es algo que casi siempre se pone en las oferta de trabajo (posibilidades de carrera), pero que, lamentablemente, tenemos que crear nosotros mismos. Es lo que Andrés Pérez lleva mucho tiempo sintetizando en “o eliges tú, o alguien va a elegir por tí”

No es nada sencillo, porque lo primero que viene a la cabeza son  los típicos planes detallados al milimetro, como si la vida de uno fuese “Ocean’s 11″ y todo funciona como un reloj. Pero eso es imposible, porque la vida no es una película de Hollywood y hay que improvisar constantemente. Y proponerte objetivos imposibles sólo va a frustrarte.

Lo más importante es tener claros tus objetivos estratégicos. No necesariamente tienen que ser objetivos muy concretos, sino sensaciones generales sobre los que un conocido llamaba “qué quiero ser de mayor”. Añadir algún tema concreto está bien, de todos modos, pero esas preguntas de “¿dónde te ves dentro de 5 años?“, al menos a mí, me resultan terriblemente complicadas de contestar. Cualquier cosa que hubiese podido decir hace 5 años no hubiese tenido nada que ver con lo que hago ahora, posiblemente…

Para poder hacerlo, aunque parezca una perogrullada, necesitamos conocernos bien a nosotros mismos. Pero no lo es. Cuesta mucho realmente darse cuenta de lo que es importante en nuestra vida y no seguir lo que nos imponen los demás, bien sean nuestros padres, nuestros amigos, la sociedad en general, etc… Tenemos que tener claro qué deseos son nuestros y cuales son “lo que se supone que tiene que ser”. Eso supone pensar y meditar sobre uno mismo.

Y, por supuesto, cada cierto tiempo hay que revisarlas y, ¿por qué no?, cambiarlas.

Por ejemplo, algunas de mis ideas actuales:

  • En primer lugar, creo que el trabajo de cada uno debe ser algo que llene, que vaya más allá que el mero hecho de cobrar una nómina. Más que lo creo, es que QUIERO que mi trabajo sea algo gratificante y que me importe. Bastantes horas al día se tira uno trabajando como para que luego no merezca la pena más que en la cuenta corriente.
    A pesar de que muchas veces se plantea la dicotomía trabajar en lo que te gusta-ganar dinero, a partir de mi experiencia personal, creo que trabajar en lo que a uno le gusta funciona mucho mejor como medio de ganar dinero mas que “sacrificarse estoicamente”.
  • Quiero también que mi carrera profesional sea interesante y variada. Me gusta mucho aprender cosas nuevas, aunque eso inevitablemente sea algo complicado y difícil. Require esfuerzo, y todos tendemos a ser vaguetes y a apalancarnos.
    A pesar de ser desarrollador de software, que es algo que implica reinventare casi casi cada día, me gusta también probar otras cosas, y trabajar en equipos interdisciplinares. También meto aquí lo interesante que creo que está siendo para mí la experiencia de estar trabajando en Irlanda y en una industria como la de los videojuegos, en las que cada semana parece un año de lo rápido que va.
  • Creo que uno debe siempre aspirar a más. Ser ambicioso. Eso no quiere decir ambición desmedida, pero sí tener un cierto sentido de progreso, entendido de manera personal, y, aunque sea secundaria, por qué no en lo económico. También incluye el reconocimiento.
  • Valoro mi independencia y no soporto el micromanagement. Quiero ser capaz de proponer objetivos y no hacer las cosas porque las diga el jefe, sino porque es necesario/mejora el proyecto. Quiero estar en un entorno cooperativo y no ordeno-mando. Es muy frustante tener que luchar contra imposiciones.
  • Cada vez creo más en ser transparente, en comunicar lo que haces y menos en guardarse secretos. Eso incluye hablar de lo que hago de manera pública (como en este blog), pero también aceptar errores, admitir inseguidades y ser sincero. Y mira que cuesta horrores.

Con estas coas, ya puedes ir sacando diferentes “derivadas”, Por ejemplo, muchas cosas que son importantes para mí (y, destaco, lo mismo no lo son para nadie más) son mucho mas factibles en pequeñas empresas o startups que en grandes empresas (y esa es una buena manera de clasificar qué buscar), o, incluso, llegado el caso, con autoempleo.

Eso implica que, probablemente, tenga que vivir con más riesgo implícito que estando 10 años seguidos en la misma compañía. Bueno, por el momento lo asumo (aunque cada día piense más que trabajar en una gran empresa es muy arriesgado, en cualquier momento prescinden de tí en las “altas esferas” y no hay manera de librarse). Pero creo que es importante entender que no hay nada gratis, para todo se paga un precio y es cuestión de prioridades.  Es parte del plan, decidir si es más importante esto o lo otro e ir a por ello.

Así que, de tanto en tanto, me planteo, ¿lo que estoy haciendo sirve para mis objetivos estratégicos? ¿Hay otro camino para cumplirlos mejor? Y, si lo hay, pues uno se puede poner manos a la obra con un objetivo en la cabeza…