These are the times of miracle and wonder


This started all when I was a kid.

This started all when I was a kid. Well, not the exact model, but this is more iconic, isn’t it?

My first computer was a second hand ZX Spectrum+ This says a lot about my age, I guess. I got it from my uncle, who bought himself a more powerful computer. I really loved that computer, and used it for quite a long time. It seemed so magical that you could play a tape, which sounded weird, and load a game. There was also the possibility of program from the command line, which I tried, but I never “got” exactly how to get from very basic stuff to anywhere.

A few years later, and after the Spectrum was broken, I obtain a PC. At first without a sound card, so it was strangely silent compared to the computers of my friends. But the change to a hard drive, where the load times were almost instantaneous was astonishing. Yes, there were disks, but even load something from disk was extremely fast compared to the 15 minutes to load from tape. The usage of MS-DOS was also magical. Learning all the commands, messing around with configuration options (differences between extended and expanded memory) on autoexec.bat and config.sys and even changing port jumpers physically on the cards to resolve problems.

When Plug And Play arrived, at Windows 95, most of the pain seem to disappear and configuration worked fine most of the time. Also having multitask and a GUI was amazing. Around the same time I got my first experience with Internet. Suddenly, there was a way to obtain information not from disks (or CDs), but from a network. It was a slap in the face, and I immediately understood that it was going to be a basic part of the future, as it is today. I think that was obvious to any one interested in computers. It took a considerable amount of time to get to a position where it was something common, as it will be charged by time initially and it was expensive.

I started college and learn more interesting, wonderful stuff. For example, UNIX, a “new” (for me, at least) operative system that seem to have the crazy idea of being able to be used for more than a user at the same time. Or the understanding the internals of computers, which got me a lot of “aahhh, now I get it” moments from previous experiences. Including the programming part, which I discovered was much more powerful and interesting than the small scripts I did before.

When I started my first job, I developed for systems that were also computers, but weren’t shaped as a box, an screen and a keyboard. And that you can compile in a machine code for another. I also learned a lot about how powerful and productive was to use properly development tools like IDEs and the Unix command line.

After that, I spend a few years without  working as developer, but when I came back, it looked like I missed stuff. Like how incredibly easier to use have Linux came to be, thanks to Ubuntu. So much, that after a problem updating my personal computer, I installed Ubuntu at home and never looked back to Windows (I use a Mac these days). But the thing that impressed me more, Virtual Machines. So you’re saying that I can run a full computer inside my computer? That’s amazing!

I also learned Python (and other scripting languages) and, coming from writing mostly C and C++, you can imagine how wonderfully productive it felt. It also have a really great environment, with modules to do anything that you can imagine. One of my first uses of it was to create an application on an Open Office spreadsheet, including dialogs to input information. I got so in love with Python that I decided to move my career around it.

It's Virtual Machines all way down

It’s Virtual Machines all way down

I got really impressed with the iPad presentation. It really was (and is) a magical device I had dreamed a long time ago. I have an iPad, I use it every day and it is probably my favourite device that I ever owned.

The thing that surprises me it’s that I still have this sense of wonder, of enthusiasm after living all those things. I have seen a lot, but somehow, keep that kid inside me that is amazed by technology and how far have we come, and how the next thing is really great. It’s not easy to perceive on a day-by-day basis if you work in this field, but taking a look back, just as close as 5 years back, things were quite different from now in the lands of technology. The change has also been accelerated. Software, in particular, seems to have flourish in ways that seemed impossible. There are better tools to generate it, that make complex projects to be able to be achieved by small teams in very short amounts of time. I know, there are also complains about how exactly this technological progress is happening, and how 50 years ago we think we were going to be able to live in Mars and to wear jetpacks, but I think that having permanent access to the greatest library on our pockets on devices getting faster and more capable every year is not a small achievement. We live in the future.

I remember all this from time to time, when I am tempted to be cynical on new products, like I’m sure you’ve read these days related to iOS 7, PS4 and/or Xbox One. There seem to be a lot of people that put their best “not impressed” face for almost every new release, and that’s not a good thing. Of course, there are things that I’m not particularly like or am fond of, for example the iPad mini (an smaller iPad? I’d love a bigger one, maintain the weight), but I try to remember that there are people that will love all these things like I loved previous ones. I am not necessarily the ideal customer for everything, and I appreciate when a review is about describing the product and its strong and weak points and not that much about stating a (usually predetermined) opinion.

We are truly living in days of miracle and wonder since almost 26 years ago. I hope you’re enjoying the ride. I certainly am.

Trabajando en Irlanda en Desarrollo Software


De nuevo, batallita personal… Siguiendo el artículo anterior acerca de emigrar en general, creo que merece la pena hablar un poco de la situación laboral en el sector de desarrollo software aquí.

Posiblemente la situación general de Irlanda es conocida. Muchas cosas andan mal. Paro desbocado (eso aquí quiere decir un 15%), país rescatado, etc. Pero Irlanda tiene un secreto, que es el tema del sector del software. La ventaja competitiva sobre la que se basó el crecimiento en la década pasada fue la combinación de hablar inglés, impuestos muy bajos para empresas y población relativamente bien educada. Las grandes empresas del sector tienen su base europea aquí, o al menos una base importante (Microsoft, Google, Apple, Amazon, Facebook, Dell, Intel, HP…) No necesariamente son plantas basadas en desarrollo, pero se atrae a muchos desarrolladores. Y, a la vez, eso ha dado un clima, especialmente en Dublín, muy interesante de pequeñas empresas y startups.

Cosas a reseñar que puedan ser interesantes si alguien se está planteando dar el salto:

  • Hay una gran necesidad de desarrolladores cualificados. El reclutamiento está DESATADO hasta el punto de ser molesto, especialmente para posiciones de gente con experiencia.
  • La demanda es muy clara en temas relacionados con startups. Eso quiere decir tecnologías web con lenguajes como PHP, Ruby, Python, JavaScript, etc, y temas de escalabilidad, bases de datos, cloud computing, etc. No quiere decir que de otros perfiles no haya, pero mi impresión es que es más alta en estos temas.
  • Lo importante, los sueldos son más altos que en España, y por el momento, parece que van al alza. Para ver algo al respecto, os dejo tres enlaces de encuestas al respecto (son de empresas relacionadas con reclutamiento) Uno, Dos y Tres. Sin embargo, Irlanda (y en particular Dublín) es más cara en muchas cosas que España, especialmente en lo referente a comida. Algo a tener en cuenta para no quedarse pillado, aunque el aumento de salario compensa claramente.
  • Para tener una visión un poco más aproximada en sueldo neto, esta calculadora puede ser interesante. Hay que decir que aquí todo va en 12 pagas, no 14, así que no hay pagas extras, pero cada mes se recibe algo más.
  • El tema de sueldo alto no es sólo interesante por sí sólo. También lleva aparejado un cierto status. Pasar de ser el último mono a alguien valorado dentro de la empresa. Especialmente en nuevas empresas, intentan tratar a sus desarrolladores bien. Esto va desde lo más superfluo (posters frikis en las paredes) a intentar que desarrolles lo más a gusto posible (como equipos nuevos y material adecuado)
  • Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Si se paga mucho, se exige mucho. En dos años he visto mucha gente salir por decisión propia, y también gente por decisión “no propia”. Aquí los plazos de prueba suponen que durante los primeros 6 meses se pueda echar a alguien de un día para otro (y el periodo de prueba se puede alargar otros 6 meses), y después avisando con aprox. 1-2 meses (depende del contrato). No hay indemnización por despido hasta pasado dos años y es bastante menor que en España. La parte buena es que el mercado es muy dinámico.
  • A diferencia de en España, donde el mercado desmesuradamente orientado hacia los servicios, aquí hay bastantes empresas desarrollando producto y haciendo desarrollo propiamente dicho. También hay empresas de servicios, pero la proporción no es tan grande.
  • A pesar de ser muy dinámico, el mercado es relativamente pequeño. Todo el mundo se conoce, especialmente la gente que lleva unos años en eso. Eso es bueno en el sentido que es fácil formar una buena red personal rápidamente, pero también si hay problemas, puede ser difícil huir de ellos.
  • Otro detalle importante (me tomó por sorpresa), no existe sanidad pública salvo para gente con pocos recursos. En la mayoría de los trabajos ofrecen seguros privados, que son bastante malos. Algo a tener muy en cuenta, especialmente si tenéis una salud delicada.
Desde mi punto de vista, me parece un gran sitio para trabajar como desarrollador. Me vine hace dos años y medio, y aunque todo tiene sus luces y sombras, creo que fue un gran salto personal y profesional y no me arrepiento en lo más mínimo de haberme venido. Pero, como digo, no necesariamente tiene por qué ser para todo el mundo.
Si todo esto os suena apetecible y quereis intentarlo, algunas ideas en cómo orientar la búsqueda de trabajo.
  • Si lo tienes claro y quieres intentarlo, ten un plan. Cuanto más claros tengas tus objectivos, mejor podrás enfocar la búsqueda. Ten claro tus exigencias mínimas en dinero para que compense moverte, y ten en cuenta que va a tardar más de lo que crees en un comienzo. Despacito y buena letra.
  • Paradójicamente, cuanto más enfocado estés, más fácil será encontrar algo en lo que encajes como un guante. Hay más demanda de expertos que de “chicos para todo”. Con todo, hay que dedicar cierto tiempo a aprender la comunidad donde quieras moverte. Aprender a buscar eficientemente es importante, no se basa en echar currículums por echar. Lo mismo pasa con cómo se encaje en la cultura de la empresa, se valora mucho.
  • Es totalmente posible conseguir un trabajo sin tener que estar físicamente aquí (yo mismo lo hice), pero es más complicado y tardará más. Dar tiempo a buscar, aprender y comparar. Las startups en particular tienen más difícil tener canales de acceso a gente fuera del país, dependiendo de que tengan dinero (que escasea en todos lados), pero puede ser posible.
  • LinkedIn es un sitio muy activo. Hay un buen número de peticiones de reclutadoras que se parecen sospechosamente al spam, pero también es el mercado de trabajo por excelencia. Los grupos suelen ser activos en cuanto a oportunidades de trabajo.
  • Hay un cierto número de eventos técnicos que pueden ser interesantes para hacer networking. Pienso que puede merecer la pena acercarse a eventos como la PyCon o SpreeConf para “tomar el pulso” durante un fin de semana. En estos eventos suele haber empresas con ánimo de contratar a gente. Si se habla con ellos en persona, puede ser un buen punto de contacto. Obviamente, esto supone gastarse algo de dinero (conferencia + vuelo + alojamiento)
  • El proceso habitual suele ser:
    • Envío de CV y contacto via email.
    • Toma de contacto con recursos humanos, incluyendo charla telefónica.
    • Una o más entrevistas técnicas por teléfono, con preguntas encaminadas a desechar rápidamente a gente sin idea.
    • Entrevista personal, incluyendo tests y ejercicios para ver si se es capaz de solucionar problemas y ver si encajas en la forma de trabajar.
    • Oferta.
  • Respecto a lo último, en cualquier entrevista de trabajo van a proponer tests y ejercicios técnicos para ver si sabeis hacer lo que decís en vuestro CV. Esta metodología (totalmente adecuada, da mucha más seguridad saber que se toman en serio trabajar con gente competente) se va imponiendo cada vez más. Muchas veces estos ejercicios no tienen mucha relación con el trabajo del día a día, así que puede ser que entren conceptos aprendidos en la Universidad, etc.  Así que la recomendación es repasar conceptos y no darse por vencido a la primera. Al final muchos tipos de preguntas se repiten.
  • Cuanto más podais mostrar de vuestro trabajo, mejor. Si tenéis repositorios con código que mostrar en GitHub o BitBucket, genial. Pero no penseis que eso va a pesar muchísimo. Es un complemento. Se seguirán no fiando y haciendo pruebas para convencerse de que sois el fichaje adecuado. Pero puede ayudar a pasar el filtro previo.

Y, bueno, como todo, mucha suerte a los que se lo planteen ;-)

Emigrantes por el mundo


Tenía pendiente escribir una entrada sobre el hecho de emigrar a otros pastos (a ser posibles, más verdes). La última Bonilista(1), que trata precisamente de cómo trabajar “fuera” estando “dentro”, me ha dado la excusa para ponerme delante del teclado y escribirlo.

Con la situación en España como anda, cada vez hay más conciencia de emigrante. Yo have aproximadamente dos años y medio que me mudé a Dublín, trabajando aquí. Además, también he colaborado remotamente en projectos en otros lares. Así que tengo algunos comentarios que creo que son buenos tenerlos en mente para cualquiera que se esté planteando estas cosas.

Emigrar es duro

Supone enfrentarse a un país nuevo, donde empiezas desde cero. Hasta que no lo haces, la verdad es que no te das cuenta de todo lo que has ido “acumulando” poco a poco a lo largo de tu vida. Es como hacer una mudanza. Tanto temas materiales (posiblemente no puedas llevarte contigo todos tus libros / ropa / coche / muñequitos frikis), personales (familia, amigos), como incluso profesionales (reputación, contactos). Al segundo día de llegar, eres consciente de estar “con lo puesto” y “sólo ante el peligro”. No sólo eso, sino que muchas de las cosas que tienes que volver a hacer de manera imprescindible, funcionan de forma distinta (por ejemplo, abrir una cuenta en el banco)

Posiblemente lo más visible sea el tema del idioma. Una de las cosas de las que estoy más orgulloso es de que muchísima gente me haya dicho que mi Inglés es muy bueno, pero aún así, todavía tengo momentos que me atasco o días que te parece entender la mitad de la mitad. Pero además del tema del idioma en la comunicación digamos habitual, que puede llegar a ser frustrante a veces, hay muchas situaciones que requieren un vocabulario específico y que, además son parecidas, pero distintas. Esto añade una capa de “intimidación” que puede ser importante. ¿Contratar un seguro? ¿Rellenar un formulario para los impuestos? ¿Ir al médico? ¿Alquilar un piso? ¿Entender correctamente un contrato de trabajo? Incluso elegir los ingredientes de un bocadillo puede resultar complicado cuando no sabes cómo se dice cada cosa. O ir al cine a ver una película sin subtitular y no seguir los chistes.

Además, puede haber muchas cosas algo más intangibles que se echen de menos (comida, el clima, etc) y que pesen. Quizá no un día ni otro tampoco, pero de repente uno piense… “Con lo que me gustaba X y aquí no puedo” o “estoy hasta las narices de que llueva todos los días”.

Emigrar es estupendo

Por las mismas razones de arriba, empezar de cero es una gran oportunidad para reinventarse y eliminar todas esas cosas que no nos son imprescindibles y creemos que lo son. Es una situación que te fuerza a estar en tensión, quemando en cierta manera las naves que te dan una red de seguridad. Y eso quiere decir moverte, salir de tu zona de confort y aprender muchas cosas.

Además, todo ese proceso de aprendizaje y utilizar constantemente un idioma extranjero sirve para, además de obviamente mejorar el nivel del idioma, ejercitar mucho más el cerebro. Y esto es como la gimnasia, al cabo del tiempo te das cuenta que estás aprendiendo mucho, muy rápido, y que eres más ágil a la hora de realizar ejercicios mentales.

Y, sin duda, también te ayuda a conocerte a tí mismo y a valorar muchas cosas. Tanto del lugar de salida, como del de llegada. Habrá cosas que te gusten más en un sitio y cosas que te gusten más en otro. Y eso te ayuda mucho personalmente a abrir la mente y a aprender cómo hay muchas cosas que damos por supuesto y que no tienen porqué hacerse de una única forma.

Todo esto es algo que no se pierde. Aunque al cabo de poco tiempo, por las razones que sea, uno vuelva a casa, puede que con las orejas gachas y el rabo entre las piernas, sólo el hecho de intentarlo supone un cambio importantísimo en uno mismo.

Trabajar remotamente tiene sus problemas

El teletrabajo se ve muy bonito desde afuera y parece que junta lo mejor de ambos mundos. Trabajas desde casa, cómodamente, en tu entorno y entregas el trabajo. Te pagan con salario de fuera y practicas el idioma. ¿Cuales es el problema? Que requiere un extra de comunicación muy importante. Esto es difícil incluso en la misma empresa (trabajo en una compañía que tiene varias sedes y es un gran problema), pero siendo freelance tienes que comerte tú sólo todo ese extra de llevar la comunicación (en un grupo normalmente hay alguien encargado de hacerlo, que “aisla” a los demás).

Eso quiere decir llamadas de teléfono o de Skype, correos electrónicos, malentendidos, y, lo peor de todo, no tener una relación “extra” fuera de la profesional que permita relativizar y conocer a la otra persona que está al otro lado de la línea. Especialmente en el caso de trabajo continuado, es interesante tener una cierta relación personal que “da cuerpo” a todo lo que de otra manera. La comunicación remota en otro idioma es además más difícil que en persona, te falta el lenguaje corporal y hay gente (nativa) que puede resultar confusa escribiendo. Hace falta un mejor nivel del que haría falta estando en la misma habitación. Añádele horas diferentes de trabajo y tienes un cóctel que puede resultar difícil de gestionar.

Por supuesto, cuanto más autónomo sea el trabajo, es más sencillo. Si tu cliente quiere una página web, no se mete en el diseño y eso es todo, la comunicación puede ser pequeña. Pero si ya es complicado pudiendo hablarlo en persona, remotamente puede resultar muy difícil.

Vale, vale, pero todo esto es muy genérico, ¿tú que recomiendas?

Me he dado cuenta mientras escribía este post de que me falta mucho por hablar de la parte más importante, que es el tema laboral. No por nada me vine aquí por trabajo. Claro, la experiencia la tengo en lo que la tengo, en ser desarrollador de software, que es algo particular, así que voy a escribir otro post hablando en particular de mi caso viniendo a Irlanda y en mi sector.

Este tema puede hacer una diferencia brutal, y recomiendo a todo el mundo que se informe lo mejor posible antes de tomar una decisión tan importante. Y que de tomarla, se prepare adecuadamente. Pero creo que a todo el mundo le viene bien la experiencia, y que, visto lo visto cómo están las cosas a corto plazo en España, la salida pragmática está muy bien descrita por Gandalf…

Fly, you fools

Huid, insensatos

(1).- Tanto  Bonillaware  como su lista de correo, la Bonilista, son recomendables para gente en el ámbito de la informática. ¡Echadles un ojo!

EDITADO: He añadido el link al artículo específico sobre Irlanda.

EDITADO2: Este artículo lo escribí hace un año, y quería añadir una cosita más, ya que me parece que estoy animando muy alegremente. Se está viendo mucha temeridad en mucha gente a la hora de liarse la manta a la cabeza y mudarse “a la aventura”. La aventura está bien, pero hacerlo sin un plan y a lo loco NO.

Emigrar multiplica los riesgos y las recompensas. Así de tonto.

Si las cosas van bien, probablemente pueda ir mucho mejor que en casa. PERO si van mal, la galleta puede ser de impresión. No es algo “a ver que sale” y, sinceramente, creo que debería hacerse siempre con un Plan A y un Plan B de vuelta por si acaso. Si vais a intentarlo, que sea midiendo los riesgos y sabiendo donde se mete uno, con el mayor detalle posible…

Por ejemplo, hay que ponderar lo bien que se conoce un idioma y las limitaciones que eso puede llevar. Si no tienes un nivel (casi) bilingüe de alemán, va a ser imposible ser periodista en Frankfurt. Una titulación en psicología puede ser irrelevante si no sabes expresarte en danés estando en Copenhague. Que sí, que todos hablan inglés, pero siguen siendo daneses. Si tu nivel en un idioma es menor que “funcional”, todo va a ser muy difícil. Incluso trabajar fregando la cocina de un McDonnald’s. “Pasar unos meses aprendiendo inglés” es muy diferente a encontrarse en Liverpool sin trabajo, sin dinero y sin billete de vuelta.

Y, si sale mal. No pasa nada. Plan B de vuelta a casa y, con el tiempo, apreciareis la experiencia.

Planes de desarrollo profesional


Llevo un tiempo pensando en escribir sobre algunas de las posiciones que tengo al respecto de mi empleo y mi manera de abordar mi carrera profesional.

Algo que se destaca constantemente en webs relacionadas con el empleo y la carrera profesional es la necesidad de tener un plan. Y un plan profesional es algo que casi siempre se pone en las oferta de trabajo (posibilidades de carrera), pero que, lamentablemente, tenemos que crear nosotros mismos. Es lo que Andrés Pérez lleva mucho tiempo sintetizando en “o eliges tú, o alguien va a elegir por tí”

No es nada sencillo, porque lo primero que viene a la cabeza son  los típicos planes detallados al milimetro, como si la vida de uno fuese “Ocean’s 11″ y todo funciona como un reloj. Pero eso es imposible, porque la vida no es una película de Hollywood y hay que improvisar constantemente. Y proponerte objetivos imposibles sólo va a frustrarte.

Lo más importante es tener claros tus objetivos estratégicos. No necesariamente tienen que ser objetivos muy concretos, sino sensaciones generales sobre los que un conocido llamaba “qué quiero ser de mayor”. Añadir algún tema concreto está bien, de todos modos, pero esas preguntas de “¿dónde te ves dentro de 5 años?“, al menos a mí, me resultan terriblemente complicadas de contestar. Cualquier cosa que hubiese podido decir hace 5 años no hubiese tenido nada que ver con lo que hago ahora, posiblemente…

Para poder hacerlo, aunque parezca una perogrullada, necesitamos conocernos bien a nosotros mismos. Pero no lo es. Cuesta mucho realmente darse cuenta de lo que es importante en nuestra vida y no seguir lo que nos imponen los demás, bien sean nuestros padres, nuestros amigos, la sociedad en general, etc… Tenemos que tener claro qué deseos son nuestros y cuales son “lo que se supone que tiene que ser”. Eso supone pensar y meditar sobre uno mismo.

Y, por supuesto, cada cierto tiempo hay que revisarlas y, ¿por qué no?, cambiarlas.

Por ejemplo, algunas de mis ideas actuales:

  • En primer lugar, creo que el trabajo de cada uno debe ser algo que llene, que vaya más allá que el mero hecho de cobrar una nómina. Más que lo creo, es que QUIERO que mi trabajo sea algo gratificante y que me importe. Bastantes horas al día se tira uno trabajando como para que luego no merezca la pena más que en la cuenta corriente.
    A pesar de que muchas veces se plantea la dicotomía trabajar en lo que te gusta-ganar dinero, a partir de mi experiencia personal, creo que trabajar en lo que a uno le gusta funciona mucho mejor como medio de ganar dinero mas que “sacrificarse estoicamente”.
  • Quiero también que mi carrera profesional sea interesante y variada. Me gusta mucho aprender cosas nuevas, aunque eso inevitablemente sea algo complicado y difícil. Require esfuerzo, y todos tendemos a ser vaguetes y a apalancarnos.
    A pesar de ser desarrollador de software, que es algo que implica reinventare casi casi cada día, me gusta también probar otras cosas, y trabajar en equipos interdisciplinares. También meto aquí lo interesante que creo que está siendo para mí la experiencia de estar trabajando en Irlanda y en una industria como la de los videojuegos, en las que cada semana parece un año de lo rápido que va.
  • Creo que uno debe siempre aspirar a más. Ser ambicioso. Eso no quiere decir ambición desmedida, pero sí tener un cierto sentido de progreso, entendido de manera personal, y, aunque sea secundaria, por qué no en lo económico. También incluye el reconocimiento.
  • Valoro mi independencia y no soporto el micromanagement. Quiero ser capaz de proponer objetivos y no hacer las cosas porque las diga el jefe, sino porque es necesario/mejora el proyecto. Quiero estar en un entorno cooperativo y no ordeno-mando. Es muy frustante tener que luchar contra imposiciones.
  • Cada vez creo más en ser transparente, en comunicar lo que haces y menos en guardarse secretos. Eso incluye hablar de lo que hago de manera pública (como en este blog), pero también aceptar errores, admitir inseguidades y ser sincero. Y mira que cuesta horrores.

Con estas coas, ya puedes ir sacando diferentes “derivadas”, Por ejemplo, muchas cosas que son importantes para mí (y, destaco, lo mismo no lo son para nadie más) son mucho mas factibles en pequeñas empresas o startups que en grandes empresas (y esa es una buena manera de clasificar qué buscar), o, incluso, llegado el caso, con autoempleo.

Eso implica que, probablemente, tenga que vivir con más riesgo implícito que estando 10 años seguidos en la misma compañía. Bueno, por el momento lo asumo (aunque cada día piense más que trabajar en una gran empresa es muy arriesgado, en cualquier momento prescinden de tí en las “altas esferas” y no hay manera de librarse). Pero creo que es importante entender que no hay nada gratis, para todo se paga un precio y es cuestión de prioridades.  Es parte del plan, decidir si es más importante esto o lo otro e ir a por ello.

Así que, de tanto en tanto, me planteo, ¿lo que estoy haciendo sirve para mis objetivos estratégicos? ¿Hay otro camino para cumplirlos mejor? Y, si lo hay, pues uno se puede poner manos a la obra con un objetivo en la cabeza…

Cambio de aspecto en el blog


El anterior no me terminaba de convencer, sobre todo porque en WordPress.com no tienes muchas opciones de configurar el aspecto, tienes que atenerte a uno de los temas que te proponen. Eso sí, los hay estupendos.

A pesar de que me gustaba mucho la idea de ese mapa entre Memphis y Nashville, que creo que daba mucho juego, este estilo es mucho más limpito, claro, y creo que “pega” también muy bien con la idea de tener un blog más orientado a temas técnicos. Además, he cambiado el idioma por defecto para que los enlaces, etc aparezcan en inglés…

De todas formas, estoy abierto a sugerencias si alguien quiere proponerme otros temas, o si este le parece horrible y propone volver al tema anterior…

¿Crisis a los 30?


Supongo que todo es debido a cómo se nos vende la vida desde la televisión, el cine, y todo eso tan etéreo y tan “bonito” que llamamos “la sociedad”. El caso es que, al menos personalmente, el haber entrado en la treintena lo sientes de manera algo especial…

Hasta hace muy poco, todo lo que tenías por delante era el futuro. Ibas cumpliendo etapas de manera más o menos sencilla, tal y como “se supone que debe ser”. Primero el instituto, luego la carrera, luego el trabajo, luego cambiar de trabajo buscando algo mejor… Está claro que, mientras que estás en todo esto, tienes cosas, frustraciones, proyectos inacabados o para los que no tienes tiempo, pero piensas que “ya habrá tiempo”. Básicamente, no te planteas si has hecho las cosas bien o mal, simplemente sigues adelante…

Sin embargo, tras un año y pico de haber entrado en la treintena, siento la necesidad de “mirar atrás”. Quizá sea porque los años redondos siempre traen consigo esa necesidad, o porque hay veces que no sabes si realmente has madurado, eres mejor que el que eras hace 10 años. Supongo que uno siempre lleva dentro a ese niño inseguro y vergonzoso que era de pequeño, previamente alimentado con todas las metidas de pata y fallos que uno ha tenido en la vida, dispuesto a salir en cuanto tenga la ocasión. Al menos en mi caso, reconozco que tengo que luchar muchos días con él. También hay veces que te preguntas que habrá pasado con la gente que conocías hace años, y que, por la razón que sea, dejaste de tener contacto.

Por otro lado, creo que siendo objetivo, creo que me encuentro mejor con 30 años que lo que estaba con 20. Realmente no echo de menos un solo minuto mi vida de estudiante. Creo que en mi vida profesional no puedo quejarme, aunque siempre a uno le gustaría llegar más lejos y a veces pienso si es verdaderamente realista pensar que podría estar más lejos. Al menos, mucho más lejos.

Puede ser también, que al final, uno siempre esté en crisis existencial, teniendo que balancear lo que es, lo que fue, y lo que quiere llegar a ser… Teniendo que luchar con sus miedos y sus deseos…