Internet y el fetichismo de los números


Una cosa que no he entendido muy bien de la “cultura internetera” es esa reivindicación tan fuerte de los “followers”, los “likes” y la difusión mal entendida.

Y de todos, todos los colores

Y de todos, todos los colores

Vale, en cierta medida, si tu blog lo siguen 10.000 y no 10, llega a más gente y (se supone), es más interesante. Sin embargo, especialmente en España, se llega a casos ridículos al querer utilizar los números como arma arrojadiza ante cualquier situación… O, al menos, se justifica todo a través de ello…

¿Que no me gusta lo que has dicho en Twitter? Hago un unfollow que además lo canto a los cuatro vientos: “¡Eh! Que te fastidias que tu contador de seguidores baja, eh, ¡que lo sepas!”

¿Que te peleas con alguien? Sacas a colación el número de seguidores, las visitas a tu página web o el número de reproducciones de un vídeo.

Por no hablar de compañias que “venden” seguidores, tanto en Facebook como en Twitter. ¿Qué valor tiene un seguidor comprado?

Un caso claro es el hecho de mandar todo a Menéame, a pesar de que tus anteriores artículos los hayan puesto a caldo. El caso es que te lea gente, aunque sea una audiencia totalmente distinta a la que (en principio) debería ser tu target… Sinceramente, la audiencia media de Menéame (y otros sitios por el estilo) está tan llena de trolls, que yo nunca pienso que merezca la pena enviar nada, y mucho menos promocionarlo activamente, como hace mucha gente.

Creo que estamos locos. Nos estamos dejando llevar por querer ver “quién la tiene más larga” y no por “quién está más satisfecho con sus relaciones”. El número de seguidores / lectores de tu blog / etc es el tamaño de tu audiencia, pero es mucho más importante la CALIDAD de esa audiencia… Que nos olvidamos de que una visita, sin más, no implica nada. Puede ser alguien a quien no le aportas absolutamente nada (y, por tanto, irrelevante), o, en el peor de los casos, alguien que te pone a caldo sin motivo…. Especialmente si no vendes nada, como suele ser el caso (aunque, incluso si vendes, el hecho de que las visitas que tengas sean “de calidad” puede ser muy importante para tus conversiones)

Algo de promoción con cabeza no está de más, y es necesario. Pero creo que estamos sacando todo de madre y nos estamos poniendo el énfasis en el lado equivocado de las cosas.

GitHub for reviewing code


A couple of weeks ago we started (in my current job) to use GitHub internally for our projects. We were already using git, so it sort of make sense to use GitHub, as it is very widespread and used in the community. I had used GitHub before, but only as a remote repository and to get code, but without much interaction with the “GitHub extra features”. I must say, I was excited about using it, as I though that it will be a good step forward in making the code more visible and adding some cool features.

One of the main uses we have for GitHub is using it for code reviews. In DemonWare we peer-review all the code, which really improves the quality of the code. Of course, peer-review is different from reviewing the code in an open software situation, as it is done more often and I suspect than the average number of reviewers is lower in most open source projects. We were using Rietveld, which is a good tool, but probably not stellar when you start using it. The main process was, write code, submit it to Rietveld, ask for reviewers, check and discuss comments, update the code and repeat the process; and wait for approval for the reviewers to submit the code to the remote repo.

What can I say? I am quite disappointed with the result. It seems that the tools for code review in GitHub are not great, to put it lightly. Not great at all.

I guess that my disappointment is big because I though that, as GitHub is so used in the open source community, the review tools should be very good, as open source is all about checking and reviewing code that anyone can send. But the fact is that the review tool itself is pretty limited.

Continue reading